miércoles, 14 de noviembre de 2007

La Caza del Mark Millar

Mark.

Ya que estamos siendo sinceros debo confesar que tus palabras no me sorprendieron.

No del todo.

Aunque sangre madrileña corre por mis venas he sido criado entre nativos como uno más, así que conozco en a fondo estas tierras y sé qué horrores acechan al viajero desprevenido. A los lectores de éste blog que se creen capaces de mirar a los ojos de ese amasijo de bizarrismo que se oculta tras lo que la mayoría de la sociedad asume que es la realidad (pausa para respirar) se les derramaría por las orejas el cerebro derretido si mostrara las fotos que elegí no publicar del centro CITA.

Y aún así...

Todo eso de que odias el lenguaje español. Que te haga gracia que haya mucho niño desaparecido para tan poca isla ("sólo" son dos, por cierto, qué le voy a hacer si los padres no tienen dinero para pagar a un representante como los de Madeleine, y una es una chica, ¿ya no sabes distinguir a un niño de diez años de una adolescente de dieciocho? No creo que el juez se trage esa excusa, Mark). De que te moleste que los polis sean tan gordos y los gays tan cachas, que es como estar mosqueado porque los políticos sean corruptos y los periodistas vendidos.

No se, Mark. ¿Te atreverías a escribir algo parecido del Nueva York? ¿De París? ¿De Belfast?

Seguro que sí te atreverías. Tu no eres xenófobo.

¡Eres el guionista de The Authority!

Algo muy terrible ha debido de pasarte. Y tenía que averiguar qué había sido. Así que me armé de valor, desterré mis pesadillas al olvido e ignoré mis flashbacks traumáticos y me hice a la mar.

Mi destino: Maspalomas.

Y desde el principio afronté épicas penalidades.


Y no me refiero a haber hecho cola en esas oficinas navieras montadas bajo una carpa. Como liberal de corazón sangrante me ha molado sentirse durante media hora como un espalda mojada recién llegado a El Paso.


Ni que, para mayor injuria, al lado del cutreferry estuviera anclado el supercrucero de lujo que ni te dejaban pasar por esa zona del puerto. Seguro que era un crucero gay como aquella película de los años ochenta de Cuba Goodwin Jr.

Y además el ferry en realidad no era tan cutre. Si hasta tenia una escalinata central como el Titanic.


Bueno, casi.

Lo que si es cierto es que sus zonas de acceso restringido están protegidas por medidas de seguridad que no se podría saltar ni un tercer hermano Grüber.


Pero se hace dificil crucar el charco sabiendo que en algún lugar ahí abajo acecha un volcán submarino destinado a ser futura isla.


¿Pleito Insular? No has visto nada, Mark. Espera unos cientos de siglos y serás testigo del choique de tropas grancanarias y tinerfeñas por la propiedad de un peñasco humeante.

Da más miedo traspasar la entrada al puerto de La Luz guardada por entidades mecánicas que harían que los Centinelas de Matrix salieran huyendo por patas (¿por tentáculos?)


Y Las Palmas es un lugar terrible, Mark. Allí un plano doblado no es obstáculo para terminar un rascacielos.


Y su puerto solo puede ser recorrido AYORS.


Pero lo superé todo. Ni siquiera el amenazador crepúsculo que me recibió en Maspalomas logró amedrentarme.


Porque nada podría apartarme de mi objetivo. Porque iba en tu busca, Mark.

Le pregunté por tí al alienígena autoantropófago de Las Camelias...


...pero no sabía nada.


Los Gatos de las Dunas tampoco sabían nada de tí. Y si eran conocedores del significado oculto que esconden las siglas "F.K.K."...

...prefirieron mantenerlo secreto con su silencio.

De todas formas los carteles se comportan de manera extraña en Maspalomas. En la entrada al centro comercial de la playa se planta firme éste:


Así que tuve que hacer acopio de valor y enfrentarme nuevamente a...


...¡¡¡EL GUARDIÁN DE CITA!!!

Tras saborear el sacrifico humano que acababa de ofrecerle (no te preocupes, Mark, no era un alemán) se quejó de que con la limpieza que se ha hecho en el parque infantil ya no caza tantos niños como antes.


Y además echa de menos los cotilleos que le soplaba el Chimpancé Sonriente. A mis preguntas sobre tí solo respondió con enigmáticas palabras...

"En el Cadillac Rosa viaja la Guitarra Gigante que apunta al dinosaurio".

Cualquier otro habría abandonado su búsqueda llorando de desesperación en aquel mismo instante, Mark.

Pero ésto no es el blog de cualquier otro.

ESTO...

...ES...


...¡¡¡LAND OF ESPOILEEEERS!!!

(¿He gritado de nuevo? Sorry, es que tras el visionado de "¡Hala... Triste!" tuve que meterme una dosis de "300" para recuperar las ganas de vivir.)

Así que con la experiencia que da haberse tragado Twin Peaks entera dos veces partí en busca de las señales anunciadas por el Guardian. Y efectivamente...


...encontré el Cadillac Rosa. Y a su lado...


...la Guitarra Gigante. Que apuntaba, como no podía ser de otra manera...


...¡al Dinosaurio!

Tantas y tantas dudas se agolpaban en mi mente, Mark. ¿Yumbo no era un elefante? ¿Qué es un "centrum"? ¿Eso tan largo es su rab...? Bueno, muchas dudas.


Pero la mayor surgió de la foto de reconocimiento.


¿De verdad la gente es capaz de pagar 25 euros por meterse en esa canica y salir disparados hacia el cielo? ¿Es eso lo que te sucedió, Mark?

No, tu nunca caerías en una trampa tan obvia. La respuesta me aguardba oculta en Yumbo Centrum.


Más allá del Pasillo de las Básculas.


Justo al lado de la Pista de Baile de Columnas No Euclidianas.

Lo entendí en el momento en que vi el letrero, Mark.

Todo había sido un simple malentendido. Le podía pasar a cualquiera.

Sales a tomar un refresco con tu familia. Tu hijo, que todavía crees que piensa que los niños vienen de París, te pide entrar en esa tienda especializada en juegos de rol y os encontrais de frente con...


...connn... con algo muy diferente.

Pero muy MUY diferente.

Le podía pasar a cualquiera.

Bueno, en realidad no.

Sólo le podría pasar a un guiri estúpido descendiente de los ingleses que llenaban Torremolinos porque era cutre y barato y luego se volvían al Reino Unido quejándose de que era cutre y barato.

A un inglés que de haber sido marroquí o colombiano y haber publicado ese texto estaría siendo puesto en la picota por la COsPlEy y TeleEspe (pregúntale a tu primo King como todavía hay clases si eres extranjero y violas y matas a una nativa según de dónde vengas).

A un turista que se cree que está en el Tercer Mundo y que por ello los primitivos habitantes de la isla le deben pleitesía (y además deben lucir bellos no sea que ofendan su refinado sentido estético) y que da por sentado que hablas su idioma. Así piensan los alemanes que llenan esta zona, no me extraña que te caigan tan bien.

Pero no vamos a cogernos un mosqueo por esa tontería, ¿verdad, Mark? Bien está lo que bien acaba.

Y lo importante es que has logrado superar el trauma sin sufrir secuelas psicológicas. Y la calidad de tu trabajo no se ha resentido. La evidencia es incontestable.

¡ERES EL GUIONISTA DE CIVIL WAR!

5 comentarios:

lokkie dijo...

Creo que ya me siento como si me conociera toda la puta isla tio xDDDD

Anónimo dijo...

Mark millar the Best (ia inmunda)

Anónimo dijo...

pero Edu , es escoces, son como los vengadores de los Grandes Lagos del REINO Unido.

experimento 626

J Calduch dijo...

A mi lo de las básculas me está dando más mal rollo que las antenas de telefonía.

El Gran Hermano vigila...tu peso.

Así que en ese café se puede ir en bañador. Claro, para navegar...

Necio Hutopo dijo...

"y además deben lucir bellos no sea que ofendan su refinado sentido estético"... Demostrado en elegir una playera... DE SPEEDY GONZÁLEZ