martes, 5 de febrero de 2008

Teletrash

Hola buenas, ¿es el antenero? ¿Si? ¡Bien!

Tengo un problema. Mi antena recibe programas de Tierra-2.

Tierra-2 es una tierra paralela. Verá, existe un número de realidades alternativas que... Ah, que no hace falta que se lo explique, que su tesis doctoral de física iba sobre el gato de Schroedinger y los contínuos espaciotemporales divergentes. Joder cómo está el paro.

Bueno, una explicación y un par de enlaces que me ahorro. La cosa es que mi antena está captando la programación de Tierra-2 y, aparte de que por lo general es una mierda, me llegan las noticias mal. ¿Que cómo lo se?

Pues porque de repente no paro de leer y oir por todos lados que vivimos un momento histórico y que la telebasura se ha terminado. Y sin embargo enciendo mi televisión y la gente que logró juntar a esta mujer con su futuro asesino siguen destapando miserias y humillando a sus invitados.



Sigo viendo a enchufados que sólo tienen que simular que trabajan para ganarse la vida.



Sigo viendo a un presentador condenado por falta de ética trabajar de periodista y presentar como si no hubiera pasado nada.



El Mundo TV y Antena 3 siguen pagando a delincuentes para que les cuenten la guerra civil.



La que no escribe los libros que publica sigue ejerciendo de estrellona televisiva.



Otro que tampoco los escribe sigue ejerciendo de lider intelectual mientras lame el culo de los poderosos.



La que se escandaliza de que se deje a los inmigrantes caminar sueltos por la calle sigue moderando un debate.



Y sigo viendo cámaras ocultas falsas que se pretenden hacer pasar por reportajes verdaderos.

Y no hay ni una sola cadena, ni una, que no tenga su concurso de telerrealidad. La única conclusión lógica es que mi antena está captando la señal que proviene de Tierra-2. Eso explicaría por qué España no se rompe, porque ese país donde se le ha regalado Navarra a ETA, que es la autora del atentado del 11-M, es el de Tierra-2.

Y es una pena, porque mira que iba bien esa España. Allí el franquismo fué una democracia de pleno derecho apoyada por una iglesia católica siempre comprometida con la derfensa de las libertades ciudadanas. Pero algo se torció y ahora es un páramo gobernado secretamente por los masones cuyas calles son recorridas por bandas de inmigrantes armados con rifles militares y donde los matrimonios son sometidos a divorcios forzosos para que ellos sean violados por homosexuales y ellas obligadas a abortar encima de una picadora de carne.

Así que arrégleme la antena, please, que por mucho que sepa que ese país no es en el que vivo de tanto oir sus historias me estoy agarrando una depresión de caballo.

4 comentarios:

Bac Hylon dijo...

Parafraseando al Gran Marx (Groucho, por supuesto, ¿o qué creíais?), dan ganas de decir: "Que paren este país, que yo me bajo" :-D

SuperSantiEgo dijo...

¿Tierra 2? Ya me gustaría. A veces me parece estar viviendo en Tierra 3, y eso es chungo de narices.

Claro que mejor eso que en Tierra 31, que Batman me da miedo.

lokkie dijo...

Eso te pasa por no ver el wrestling solamente.Que si,que las ostias seran de mentira pero nadie trata de convencerte de lo contrario :P

(Salvo hector del mar...)

Mistheart dijo...

Si es que todo cambia para seguir exactamente igual. La solución es:
a)Hacer tu propia cadena de televisión, en el que el informativo, en vez de deportes tendrá 15 minutos de videos de Smeagol
b)Apagar el televisor, desmantelar 4 microondas y 7 tostadoras y hacerte tu propio Stargate (el truco es no joderla con el ultimo Chevron) y largarte a un planeta en el que no hayan existido los tomates.
c)apagar el televisor... a secas.