viernes, 19 de septiembre de 2008

Ni a derechas ni a izquierdas.

Uno ya ha contado una y otra vez cómo rechaza el pensamiento de etiquetas, ese que asocia a determinados partidos o tendencias políticas supuestas ideas o principios. Uno nunca diría "yo es que voto siempre al PSOE porque soy de izquierdas" (o "al PP porque soy de derechas") y se autodegollaría antes de decir eso mismo cambiando el "soy" por "mi familia es de toda la vida".

A esa gente de voto cautivo que siguen como manada de rumiantes a su partido/tendencia uno siempre le tiene que recordar que fue un partido de izquierdas el que apoyto nuestra entrada en la OTAN y montó un escuadrón de la muerte estatal. Y uno de derechas el que negoció con ETA y acabó con el servicio militar obligatorio. Que alcaldes del PSOE afirman en público que se niegan a casar a maricones y que presidentes autonómicos del PP fueron pioneros en conceder igualdad de derechos a las parejas de hecho h0mosexuales. Que ministros de derechas que siguen desfilando cada semana santa repartieron cadáveres (de militares, además) al tun tun como si fueran cromos y que ministros de izquierdas acabaron de directores de la OTAN intentando taparo los incidentes de bajas civiles en los bombardeos de Yugoslavia.

Pero luego van y la cagan. Y desde hace unos años siempre la cagan más los mismos.

Sería lógico que un partido de derechas quisiera dar una imagen moderna y distanciarse lo máximo posible de la dictadura nacional-católica que oprimió este país durante cuarenta años.

Pero se ve que la lógica no se les aplica. Presumiendo de cristianidad se oponen a que los familiares de las víctimas de Franco les puedan dar una sepultura decente. Se niegan a condenar formalmente su dictadura e incluso algún bastardo se atreve a decir que la vivió con "extraordinaria placidez" (supongo que si fuera cubano estaría apoyando al Camarada Fidel).

Todos tienen mercenarios mediáticos. Pero solo los médios de derechas recurren a matones.



Uno casi tiene que admirar su coherencia. Cincuenta años después siguen usando a camisas marrones para intimidar a la población ¡y hasta conservan las mismas gorras! Eso si, son más profesionales.

Hay que reconocerle a los mafiosos de Intereconomía el mérito de trepar al primer puesto de medios de comunicacion ultraderechistas-matones con la competencia que hay en ese terreno.

Con la derecha de este país pasa lo mismo que con lo que ves si miras hacia atrás cuando viajas a velocidades cercanas a la de la luz, que se aleja del (infra)rojo y se acerca al ultra(violeta). Cada día más y más. Marianico el corto les echa en cara a los inmigrantes que pretendan cobrar el paro que han cotizado trabajando, se coge un colegio y se vacia de niños gitanos por las buenas y ahora Espe pretende privatizar el agua de Madrid...

Y yo ya estoy hasta los cojones básicamente por tres cosas:

1- Porque este blog se supone que va de chistecillos supuestamente graciosos sobre tebeos y similares y no de parrafadas políticas surgidas del sobrerano cabreo de su autor

2- Porque la derecha española corre cuesta abajo a convertirse en su propia caricatura ultraderechista surgida de película progre revanchista, y al describirla a uno no le queda más remedio que usar las mismas palabras que un maldito sociata porque acaban resultando ciertas. Joder, que el Sergi Lopez de El Laberinto del Fauno ya me está resultando complejo y creible frente a las cosas que veo y oigo ultimamente.

3- Y más importante, cuánto más tiempo sigan siendo asi de impresentables más tiempo tendremos que seguir soportando a un Zapatero cuyo único mérito sigue siendo ser el menos malo y esas leyes-galletita progres que saca de vez en cuando para mantener contento a su electorado fiel.

Joder, que entre eso y la crisis del capitalismo uno va a acabar conviertiendose en comunista anarquista a estas alturas de la vida.

2 comentarios:

El Tete dijo...

Hombre, todo eso de la política está muy bien, pero a mí me ha llamado más la atención eso de que leas al tito Ambrosio. No se ven muchos como tú en este barrio, forastero.

lokkie dijo...

Vaya,pensaba que solo trabajar en ccoomisiones le daba ganas a uno de hacerse anarka,pero veo que no xDDD

en mi cole fue al reves por cierto.nos lo llenaron de niños gitanos de la noche a la mañana que ni estudiaban ni hacian nada la mayoria,y cuando una fue y casi me arranca la cabeza se preocuparon de decir que habia sido culpa mia xD pero claro,eso fue hace 15 años lo menos,como cambian los times.