domingo, 9 de agosto de 2009

Cuando el afecto es sincero...

Yo: Pues ahora estoy bien, pero tuve una peritonitis y casi me voy al otro barrio.
Mi Ex: ¡Claro! ¡Del estómago tenía que ser, que es donde tienes un problema!... (pausa de medio segundo)... ¡Ay, pobrecito!

(y es que cuando tu Chunga es más predecible que una película de Michael Bay es normal que tardes un mes en contarle lo que ha pasado, porque sabes que primero va a soltarte que según sus teorías pseudomédicas la culpa es tuya y después se va a preocupar de que casi palmas)

3 comentarios:

SuperSantiEgo dijo...

Lo de estar al borde de la muerte es otro mito. A mí me ha pasado este enero y nada, ni he meditado profundamente sobre mi vida ni nada. Igual de capullo que siempre.

Er-Murazor dijo...

Las exes son todas iguales, por lo que veo...

Mistheart dijo...

Si es que las ex te echan la culpa de todo, hasta de tus enfermedades. Todas iguales...