jueves, 28 de enero de 2010

Castigo sin Crimen

Corren buenos tiempos para los fanáticos del antihéroe de la calavera en el pecho. Atrás han quedado esas aburridas y monótonas historias que perpetraba Garth Ennis, que parece que se creía que seguía escribiendo Predicador o algo así.

Sangre nueva como la de Rick Remender ha traido un imprescindible soplo de aire fresco a la colección. Ahora Frank, plenamente integrado dentro del universo Marvel, usa tecnología confiscada a supervillanos.

Si es que es lógico, hombre. Que no había quien se creyera eso de un tio matando mafiosos con su Beretta 92 pudiendo usar un rayo desintegrador o un campo de fuerza.

Y no, no llega a caer en el ridículo en ningún momento. Porque está realizado con un buen gusto ex-qui-si-to.

Vamos, que tampoco es que de repente aparezca el Castigador montado en el trineo volador del Duende Verde y armado con unas garras que se le cayeron a Lobezno quién sabe dónde o cómo, ¿verdad?


¿Verdad...?

2 comentarios:

Kiko dijo...

Sólo puedo decir: ARGHHHH!
(Y que de todas maneras, el primer tomito que ha salido en España, está bastante bien)

Mistheart dijo...

Hombre... por muy así que sea, ha pintado el aerodeslizador de negro... al menos va conjuntado.
[Aparte, al tio de la pipa no se le dice que no, que igual se enfada...]