lunes, 8 de marzo de 2010

Neber Aguein

Nunca más, Señores de los Oscars, nunca más...

Puedo soportar a los presentactores de fiesta conectando con el estudio desde la fiesta entre raya y raya.

Puedo afrontar las presentactrices sin talento.

Puedo resistir a los supuestos expertos en cine incapaces de saber que Kathryn Bigelow es la directora de Días Extraños (porque esperar que conozcan Los Viajeros de la Noche ya sería como esperar honestidad y veracidad de una portada de El Inmundo).

Pero me niego a que violeis mi adolescencia...

...metiéndome por los ojos los estragos que el tiempo ha causado en Ally Sheedy y Molly Ringwald...

4 comentarios:

Nemo Nadir dijo...

Hey, no han envejecido tan mal. Vale que cuando era un crío me gustaban como estaban entonces, pero ahora que he crecido un poquito me gustan más las mujeres, no las chiquillas.

E. Martin dijo...

No, si en realidad tienen el sano aspecto de mujeres de su edad y no esos monstuos sintéticos que se suelen ver en los oscars. Pero es que comparadas con como eran en los recuerdos de uno... Snifs...

Nemo Nadir dijo...

Bueno, nosotros ya no somos tampoco un regalito del cielo. Yo, de hecho, nunca lo he sido. Y sí, tiene usted razón, prefiero a cualquiera de ellas que a lo que se ha convertido, pongamos por caso, Meg Ryan. Qué pena.

Sauron Bloom dijo...

Coño, la de Juegos de Guerra y Cortocircuito XD