miércoles, 16 de junio de 2010

Justicia Rápida

Flash.

Pero el Flash bueno, ¿eh? El Flash detodalavida. El guay de verdad, no ningún sidekick crecido.

Barry Allen.

Un personaje cuya carrera se ancla en una firme moralidad. En un férreo e inquebrantable sendito de la justica.

Que le viene de lejos.

Pues antes que superhéroe fué policía.

Y antes que policía, tierno infante.

Y fué durante ese período de su vida cuando su santa madre le inculcó esas fundamentales nociones sobre el bien y el mal que marcarían su destino.

Cuando el pequeño Barry recibía una paliza de los matones de la clase...

...la señora Allen lo recogía camino de casa y le proporcionaba su sabio consejo.

¿Que denunciara a los agresores ante los profesores? No, hombre, no, que eso es de chivato asqueroso.

¿Que se entrenara hasta poder vengarse por su propia mano? No, por diso, que estamos hablando de Flash, no del Castigador.

El confortante consejo de la señora Allen era que si los criminales de la clase te roban y apalizan...

...tienes que irte a comer y olvidar a un McDonalds.

Heroes de los de antes... snifs... ¡Ya no los hacen así!

3 comentarios:

Bac Hylon dijo...

Lo raro entonces es que acabara como velocista, y no como una foca... :P

Guillem Bayarri dijo...

Me lo has quitado de la boca, Bac.

(el Big Mac, digo)

Necio Hutopo dijo...

Pues a mi esto no ha hecho sino recordarme a los pandilleros adolescentes... Si hasta parece que los chochoaron