martes, 20 de julio de 2010

Ratones y Mazmorras, Un Mundo Infernal...

Allá en los noventa, época gloriosa para el noveno arte, la Marvel decidió que ya estaba bien.

Había un colectivo que, definitivamente, necesitaba un tebeo con el que poder identificarse.

Problemas de índole económica y censora habían impedido durante las décadas anteriores que un personaje perteneciente a él protagonizara las páginas a cuatricomía a menos que tal condicion fuera apenas sugerida o, de ser presentada abiertamente, serlo como una maldición. Pero la sociedad ya había evolucionado tanto que ahora un cómic protagonizado por no ya uno de ellos sino por un grupo completo era algo no ya concebible sino inaplazable.

Y sucedió.

Nuevamente fue la editorial fundada por Stan Lee la que abrió nuevos horizontes sociales para minorías discriminadas.

Y los kioskos fueron testigos de un nuevo título, en el que sus protagonistas lucían sus caracteristicas vestimentas de cuero, pantalones y chaleco, dejando al descubierto sus musculados pechos y, ocasionalmente, sus largos y potentes rabos.

Por fín el colectivo motero tenía un cómic propio: ¡RATONES MOTEROS DE MARTE!

Aunque a algunos les costara creerselo.

Unos ratones alienos moteros cyborg que habían venido a nuestro planeta a vengarse de las oscuras fuerzas que habían arrasado el suyo.

Fuerzas que empleaban como esbirros a letales androides asesinos.

O a humanos mutantes cuyos poderes desafiaban toda descripción.

No, en serio que la desafiaban. ¿Eso qué superpoder se supone que era?

¿Superchochoa?

¿Superbukkake?

Quizá haya preguntas que es mejor que queden sin respuesta...

Y sin embargo es en su villano principal donde encontramos el único y clamoroso error de planteamiento de Ratones Moteros de Marte. Hasta llegar a el nuestros apabullantes roedores protagonistas se han enfrentado a increibles androides y a asombrosos mutantes.

Pero el jefe de todos ellos resulta ser...

...un sapo miserable y repugnante que, a traves de su imperio empresarial...

...pretende esquilmar los recursos ecológicos de la Tierra hasta convertirla en un erial como hizo con Marte y luego buscarse otro planeta que seguir explotando.

Vamos, real como la vida misma, pones el telediario y salen cinco así cada día en la sección de economía.

MUY decepcionante. Tanto como si en Aliens cuando Ripley llega a la cámara real en lugar de la Reina se encontrara a Aída Nízar.

Y este detalle basta para que Ratones Moteros de Marte, si bien goze de la distinción de ser el primer cómic genuinamente motero, no sea EL tebeo motero definitivo.

Para eso habría que esperar a Team América.

3 comentarios:

Necio Hutopo dijo...

Team America no era una película de títeres?... Y porque el del fondo hace el saludo nazi? Están tratando de darnos a entender algo?

Kiko dijo...

¡La leche! Hace años yo veía la serie de los ratones moteros, pero no tenía ni idea de que Marvel les había sacado serie.

LoKKie dijo...

Motorratones de marte lo veia yo también,y creo que los echaban con los Street Sharks...XDD Y tenía la bso por ahi,era bastante buena,cantaba Jeff Scott Soto ^^