miércoles, 7 de diciembre de 2011

Miedo y Asco en San Francisco

En verdad que es duro ser un mutante.

Más que nadie ellos saben lo que es vivir en un mundo que les teme y les odia.

Ellos saben lo que es ser golpeados por los necios prejuicios de una humanidad que les juzga por el código genético con el que han nacido y no por sus actos.

Afrotunadamente la alcaldesa de San Francisco, en una nueva demostración de la tolerancia que ha hecho famosa a su ciudad, ha acogido a la isla de Utopía, último refugio de la mutandad, en sus costas.

Y qué hermosa colaboración la de la alcaldesa y el líder de los Patrulleros-X.

Humano y mutante estableciendo inquebrantables lazos de amistad y confianza basados en la buena fé y el desinteresado amor al prójimo.

Bien lo dijo Martin Luher King, "tuve un sueño..."

2 comentarios:

Euribates dijo...

Ains! Esta no es mi patrulla-X, que me la han cambiado :-(

Necio Hutopo dijo...

Claro... Claro... la nuevas sagas mutantes... Cada día mejores y más molonas...