lunes, 29 de abril de 2013

Domo Arigato Getter Roboto (2) Disquisiciones Digitales

Dicen que la medida de un heroe la da la talla de sus enemigos.

Si es cierto grande es en verdad Getter Robo, pues pocos villanos pueden aspirar a la grandeza de su archienemigo Lord Gore, ese personaje único en la historia de la narrativa dibujada por poder decir, justo al revés que Power Girl...


..."¡Eh que los ojos los tengo AQUI ABAJO!"

Caudillo de una civilización subterranea de dinosaurios humanoides su anhelo es reconquistar la superficie que sus antepasados se vieron obligados a abandonar hace millones de años por las cambiantes condiciones atmosféricas expulsando o exterminando a los palestinos humanos que ahora la ocupan.


Pero claso, no es baladí el hecho de que tradicionalmente los reptiles hayan sido considerados un símbolo de todo lo que es traicionero y poco de fiar.


Porque en principio lo tienes delante y ves que posee tres dedos como todo dinosaurio de bien.


Pero parpadeas y te encuentras con que de repente tiene ¡CUATRO DEDOS!

Frío sudor perla tu frente como si tu propia piel exhudara la cordura que te abandona con creciente velocidad. La realidad parece perder coherencia y retorcerse cual necio derviche danzando al son de una tan primigenia como impía melodía.

Intentas sobreponerte. Una ilusión óptica. Sí, eso es, todo ha sido una ilusión óptica. Siempre tuvo cuatro dedos pero había ocultado el último. Alguna perversa artimaña reptiloide. Reafirmado, con el pulso retornando a su normal fluir, vuelves a encararte con su escamosa malignidad...


...y te encuentras con que VUELVE A TENER TRES DEDOS...

Perdida toda semblanza de cordura tus gritos de babeante demente te impiden oir el llanto desenfreado que te acompañará hasta el final de tus días en la acolchada celda que ya te espera.

(y menos mal que no te fijaste en que básicamente Lord Gore anda por ahí en pelota picada semicubierto por una andrajosa capa)

2 comentarios:

D.F. Marin dijo...

Yo le cuento tres dedos en todas, pero cuentale las plaquitas y verás como cambian de una viñeta a otra, cuentalas unas doce veces, porfa.

Necio Hutopo dijo...

Pues, yo intenté fijarme en los dedos, de verdad que sí, pero ha sudo ver la primer viñeta y sólo poder pensar; "anda, este personaje tiene cara de vulva".