jueves, 14 de mayo de 2009

Cartas a un Necio Español (1)

Querido Pepe Luis:


Llevando más de seis años en el gobierno te habrás encontrado más de una vez con la palabra "ministerio", a menudo repetida por esa gente que te viene a ver todos los viernes por la mañana.

Supongo que tu inquisitiva mente habrá intentado dilucidar su significado y no creo andar muy errado si supongo que has deducido que "ministerio" es el nombre que se da a los despachos en los que trabajan los ministros (la otra opción es que pienses que significa "misterio pequeñito", pero no creo que seas tan tonto, ¿verdad...?).

Lamento tener que decirte que estás equivocado.

Un "ministerio" es un edificio enoooorme presidido por el despacho del ministro y lleno de gente que trabaj... bueno, de funcionarios, a sus órdenes (es decir, a las tuyas). De hecho contienen tanta gente que pueden dedicarse a actividades diferentes dentro del mismo campo.

Y aquí viene lo mejor de todo: ¿sebes por qué hay distintos ministerios?

No, no es porque así sois el número exacto para la paellada de los viernes a mediodía.

Es porque cada uno se dedica a una actividad diferente. ¿Ves? por eso tienen nombres diferentes, "defensa", "justicia", "trabajo", etc etc...

Y esto se traduce (atento, que llegamos al meollo del asunto) en que mientras unos se dedican a resolver unos problemas, otros se dedican a resolver otros problemas diferentes. Por ejemplo: mientras el de Igualdad, el de Sanidad o el de Justicia se dedican a permitir la venta de la píldora del día después sin receta o a ampliar la ley del aborto, el de Trabajo y el de Economía pueden dedicarse a arreglar la crisis.

¡AL MISMO TIEMPO!

(si es que parece que no, pero esto de la estructura del estado está bien pensado, ¿eh?)

Así que ya sabes, venga, a currar y a arreglar los problemas gordos del país.

Que estoy convencido de que si no te has puesto a ello es simplemente por ignorar que podían arreglarse al mismo tiempo que los problemas de igualdad social, y no porque pienses que tus votantes son borregos pseudoprogres a los que basta que les arrojes de vez en cuando alguna promesa de avance social para que ignoren tu ineptitud política.

3 comentarios:

Mistheart dijo...

amén.

Necio Hutopo dijo...

Cómo? Es a mi?

A no, que yo soy mexicano...

SuperSantiEgo dijo...

Bueno, bueno, que en tu país también se cuecen frijoles.

Y sí, efectivamente, a ver si la derecha deja de ser tan incompetente y éstos se ponen un poco las pilas, porque los unos por los otros, la puta sin barrer.