martes, 7 de junio de 2011

ARRRG y Neguín: Batiendo Palmas

A los foráneos puede que les haya sorprendido las terribles revelaciones sobre lo que acontece en Arguineguín y alrededores.

Como en su momento resultaron inesperadas las historias de Dark Moredoves City (para todos menos para Mark Millar, claro).

Y sin embargo los habitantes de estas atlánticas tierras no nos extrañan en absoluto pues hace años que somos conscientes de la inquietante naturaleza que caracteriza a esa isla que los conquistadores castellanos dieron en llamar Gran Canaria.

Comenzando por el asentamiento que un día llegaría a convertirse en su capital...

¡LAS PALMAS DE GRAN CANARIA!

Nada más llegar el viajero sabe instintivamente que, citando al clásico, ya no está en Kansas.

Bandas callejeras luchan a muerte en las plazas.

Y, por algun ignoto designio de sus gobernantes...

...los túneles no muestran el cuidado y brillante acabado al que está acostumbrado. Sus frías paredes se exhiben desnudas y grisáceas como un lóbrego dungeon.

El viajero, sabiamente, decide que tal vez no sea buena idea explorar sus recónditas oscuridades y se encamina hacia la playa de las Alcarabaneras.

Junto a ella se encuentra el afamado Real Club Nautico de Gran Canaria.

Eternamente enfrentado a su némesis, el Imaginario Club Nautico de Tenerife.

Todo en la zona es aparentemente normal salvo el inquietante monumento a un asesino descuartizador, único en el mundo.

Pero no es el único sobresalto que en el terreno de lo escultórico acecha al desprevenido viandante.

Pues repentinamente se puede dar de bruces con orgiásticas celebraciones de primigenios ritos sexuales de atlético saltimbanquismo.

La extrema crueldad de que hacen gala los nativos les ha llevado a capturar ballenas para aprisionarlas en minúsculas piscinas por el resto de sus torturadas vidas.

Sus sufrientes colas agitándose en silenciosa agonía pueden verse a lo largo y ancho de la isla.

De repente el viajero se encuentra con una visiíon familiar.

Pero, como todo en estas eloquecedoras latitudes, tal familiaridad se revela como una engañosa treta...

...para atraer a desprevenidos extranjeros y atraparlos en los tentáculos de la demencia que crea la realización final de que estas tierras no se encuentran del todo en nuestro contínuo espaciotemporal.

Y al viajero sólo le queda preguntarse por la verdadera naturaleza de los habitantes de esta ciudad maldita.

¿Qué alienos órganos de impías funciones pueden ocultar sus pieles de apariencia humana?

No lo sé.

Sólo puedo mostraros la evidencia de que sus apetitos...

...sólo pueden ser calificados como...

...¡verdaderamente TERORÍFICOS!

1 comentario:

Isota dijo...

¡¡El Teror! ¡La fuente del Teror! Y las pobres ballenas