lunes, 1 de junio de 2009

Cucarachas

Cuando venga el holocausto nuclear, las cucarachas supervivientes estarán muy tristes.

Al fin y al cabo no tendrán niños a mano.

Y, por si eso fuera poco, echarán de menos a sus queridas amigas, las ratas miserables.

Pobres cucarachas, qué pena me dan.

2 comentarios:

Enrique Acebes dijo...

Hombre, no te voy a decir yo que si realmente han salido datos que puedan aportar algo a la investigación inicial no debieran reabrir el tema. Pero el uso político de la sangre, a un lado y otro, me repugna bastante. Sobre todo cuando pienso que si en lugar de quedarme dormido el día 10 lo hubiera hecho el 11, mi vida habría sido distinta...

E. Martin dijo...

De momento, las ratas miserables que hablan de una conspiración entre la policía, el GAL, la ETA y los ervicios secretos marroquíes, los que se hiceron pasar por familiares de la chica que sigue en coma para poder fotografiarla y sacarla en su panfleto, los que siendo acusación en el juicio a los autores se empeñaban en defender su inocencia y llegaron a proponer desenterrar a todos los muertos para volver a hacerles las autopsias, esa putas alimañas, de momento sólo estan a un lado.

(Y eso sin entrar en la cinta de la Orquesta Mondragón o el ácido bórico)