jueves, 2 de julio de 2009

Revuelta

Ha vuelto a pasar.

Un ciudadano español ha caido víctima de un extranjero.

La política buenrollista del papeles para todos se ha cobrado otra vida, arrebatada por un vulgar y miserable delincuente que donde tendría que haber estado es en su país, y no en el nuestro.

Y yo no soy racista, ojo.

Pero no soporto a estos putos inmigrantes que sólo vienen a nuestra tierra a delinquir. Para eso que se vuelvan a la suya.

Concretamente, estos dos putos extranjeros atropellaron en su coche a un pobre ciclista español y lo arrastraron durante dos kilómetros. Sólo se pararon a desengancharlo de su parachoques para poder salir huyendo, abandonándolo moribundo en la calzada.

Y me llamarán racista por estar cabreado con estos putos extranjeros, claro.

Y se lo llamarán también a los honrados españoles que se hayan dado una vuelta por el barrio donde vivan los demás individuos de misma nacionalidad a darles un buen susto para que se vuelvan a su país por patas, que aquí no les queremos.

¿Cómo?

¿Que esta vez eso no ha pasado?

Vaya, qué curioso.

Bueno, estoy seguro de que la gente está esperando a que haya una sentencia en firme para hacerlo.

Ni por un segundo se me pasa por la cabeza que el hecho de que ahora mismo no haya una turba quemando casas de gente de la misma nacionalidad que los criminales es porque esa nacionalidad es británica. No señor.

Vamos. Eso no marca ninguna diferencia.

La gente bién que se dedicó a asaltar y quemar viviendas de británicos cuando se detuvo a Tony King por el asesinato de Rocio Wanninkhof ¿verdad?

¿Verdad...?

3 comentarios:

Necio Hutopo dijo...

Comentario Orwelliano

Pero... Claro, todos los extranjeros son iguales... Sólo que algunos son más iguales que otros...

Kyo dijo...

No tengo ni p.. de lo que estás hablando, pon links a la noticia o explicala mejor. No veo ninguna relevancia en la nacionalidad de nadie, en todo caso.

Mistheart dijo...

"Sólo porque alguien sea miembro de una minoría étnica no significa que no sea un pequeño cabrón desagradable."
Pratchett dixit;