viernes, 15 de enero de 2010

Propaganda

Y no, no me refiero a esa Propaganda.

Me refiero a la que la RAE define como acción o efecto de dar a conocer algo con el fin de atraer adeptos o compradores.

Y más concretamente a su vertiente política.

Y, aún más concretamente, a su subseccion me apunto a todo lo que mole.

Que es donde residen joyas de la irrealidad como esa idea que nos pretenden vender de que Lisa Simpson es la niña de Rajoy.

Bueno, si, podría ser, claro.

Si no tuvieramos en cuenta que Lisa es ecologista y seguidora de Al Gore.



Mientras que Mariano no sólo tiene un primo que no cree en el cambio climático...



...sino que él mismo cree que "tampoco lo podemos convertir en el gran problema mundial".

Es que ni siquiera el mismo Rajoy se lo cree, atentos al festival de tics faciales mientras dice lo de Lisa Simpson. Y si al propio propagandista se le nota que está mintiendo apaga y vámonos.

Propaganda. También conocida como "el arte de vender la moto".

Bien lo saben los diferentes ejércitos norteamericanos. Por eso llevan años en la cama con Hollywood prometiendo colaboración y medios a cambio de supervisión de guión. Por intentar repetir los records de alistamiento que se dice que causó Top Gun uno se mete a Transformers esperando ver dos horas de robots partiendose la cara y se encuentra con una hora de Black Hawk Derribado.

Y no es la única estrategia. También está la de anunciarse en los cómics como si la guerra fuera un videojuego.

"Pagar la universidad nunca fué tan divertido"

Hmmm... probablemente la famlia afgana cuya boda hayas bombardead por error no se haya divertido tanto, ¿verdad?

Pero cuando la propaganda es buena... ahhh, entonces ni siquiera lo evidente o absurdo de su planteamiento evita que funcione. Y nada supera como propaganda efectiva al corto de Disney Der Fuerehr's Face (que he reencontrado gracias a Isota).

Imposible de ver duarnte bastantes años gracias a su rampante componente racista y homófobo DFF lo tiene todo. Un jingle pegadizo hasta extremos virales. Esa imaginaeria nazi de fondo que bordea lo subliminal (nótese que la casa es el rostro de Hitler). Un crescendo pesadillesco (que debe mucho al Tiempos Modernos de Chaplin).

Y la extraña imagen (al menos fuera del fanfic) de ver al Pato Donald vestido de nazi...



Sorprende que no se meta miedo con la amenaza a la libertad sino con el mero bienestar material. Dominados por los nazis tendríamos poco para comer y mucho por trabajar.

Pero resulta que es un tema bastante recurrente en la propaganda norteamericana de la Segunda Guerra Mundial, como puede verse en el clásico poster de Norman Rockwell.


Si estais pensando "yo he visto eso en algún lado" es porque la habeis visto. Fue homenajeado por Pacheco en una portada para la JSA.



Hasta Simon Bisley la ha homenajeado.

Pero la propaganda de la época tambien tiraba del clásico publicitario "ligarás mogollón".

(y no, "servicio submarino" no significa "cunnilingus" en la jerga de la época)

Pero si tuviera que quedarme con un ejemplo de propaganda pura y dura lo tengo muy claro. No sólo por la contundencia de su mensaje sino por conservarse plenamente vigente más de sesenta años después mi preferido es este:

Y porque permite promover la práctica del transporte compartido eludiendo torticeramente la Ley de Godwin ;)

3 comentarios:

LoKKie dijo...

Ahora la que va a tener pesadillas con el pato Donald voy a ser yo >_<

Y si no pongo la cancion de Sepultura reviento!!!!xD

http://www.youtube.com/watch?v=GG0B2LquGn0

Propaganda hides your scum,face to face you don't have a word to say :P

Necio Hutopo dijo...

Cuando conduces solo, conduces con Hittler...

Vale, como propaganda cuenta y marca época...

isota dijo...

Súper gran entrada!!! Interesante La ley de Godwin
;)