miércoles, 14 de octubre de 2009

La Mañana Siguiente

Suele pasar.

Uno sale un sábado buscando lío...

...y lo encuentra.

Y es divertido e intrascendente y pasas un buen rato sin complicaciones.

No tiene nada de malo.

El problema viene cuando la otra parte, cansada, te pide quedarse a dormir e irse a la mañana siguiente y tu aceptas.

Y cuando llega el nuevo día...

...a la luz de la mañana y sin el velo alcohólico que la noche había puesto ante vuestros ojos...

...pues ambos os dais cuenta de que el otro ni era tan maravilloso ni ta genial como parecía la noche anterior.

Es normal que eso pase.

Pero, joder...

...hay maneras y maneras de decirlo, hombre de Diso.

Que vale que sea un chasco encontrarte con que quien anoche pensabas que era tu media naranja resulte no ser mas que un cuarto de limón, pero ten un poco de consideración hacia los sentimientos de la otra parte.

Que también tiene su corazoncito.

Y cosas así son devastadoras emocionalmente.

Así que, chicos, chicas, cuidad esas maneras cuando os levantais por la mañana y tened un poco de tacto, ¿vale?

Que no es bueno estar por los suelos física y psiquicamente...

...cuando el hombre de tu vida acaba de entrar por la puerta.

1 comentario:

Kiko dijo...

Y esto no sería mas propio del blog del Marciano?

Vamos, creo yo.